BLOG DEDICADO A LAS MENTES MAS DESPIERTAS E INCONFORMISTAS Y QUE OS AYUDARA A DESPERTAR...

17 de abril de 2017

LA ÍNVÍSÍBÍLÍDAD DE UNO MÍSMO

Cuando identificamos el cuerpo, vivimos como opaco y visible. Pensamos que los demás nos pueden ver. Somos una cosa entre otras cosas.
Sin embargo, lo que somos verdaderamente transparente.
lo que me interesa aquí es la . transparencia
percibir su verdadera naturaleza es llegar a ser transparente, como el aire.
Sólo las cosas son coloridos y visible; la conciencia no es una cosa; se trata de un objeto no funcional, incoloro y claro como el espacio.
vuelven invisibles; ve que usted no es una cosa del mundo, pero no mucho más claro que el mundo de colores y formas se refleja.
Esta es una buena manera de saber si es o no estoy enfocado:
¿Siento mismo he visto por los demás? O por el contrario, es lo que vi hacerme invisible y transparente?
 Entiende siempre que el cuerpo está vacío y tranquilo. Dentro y fuera son transparentes entre ellos. Tu cuerpo surge en medio de la realidad última. Nunca han habido obstáculos.

El Libro de los Cantos dice:
Aunque el pez se hunda hasta el fondo, se lo puede ver con claridad.
Así el Maestro examina su yo más recóndito.
Advierte hasta la menor  señal de discordia, y la corrige antes que pueda haber daño.
Cuando tu mente es transparente hasta lo profundo y tus palabras y acciones son una, el mundo entero se vuelve transparente.              
                                          enlace: Eveíl et philosophíe, blog de José le Roy

Jesús Miravalles Gil                              
                                            

2 comentarios:

  1. Es muy interesante esta perspectiva, es un mirar el mundo no como un objeto en él, sino como otra cosa. Sin embargo me gustaría aportar un matiz que me parece muy interesante que es la distinción entre interior y exterior, los físico y lo sentido, lo visible y lo invisible. Lo sentido en realidad no es nuestro interior y no es invisible, puesto que es visible a nosotros mismos es tan exterior como una montaña o un árbol. Lo visible y lo invisible son dos caras de una misma cosa. En realidad somos nada ninguna entidad ninguna unidad. Somos más bien un dinamismo constante. El punto que recoge lo visible y lo invisible.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias raquelsuma por tu aportación es muy interesante lo que dices en realidad somos "Nada"vacío todo emana del del vacío es así el creador donde surgen todos los eventos, vacío es igual a forma y la forma es igual a vacío.
    Lo visible es la forma y lo invisible es la energía real que le da forma a lo que ves que crees que es real pero es solo una apariencia por ejemplo un árbol.
    Pero sucede que esa energía invisible que le da forma al árbol, también le da forma a tu cuerpo físico pues ambos están formados de la misma energía invisible.
    Lo visible y lo invisible es igual a la forma y reflejo contemplándose a si mismo, somo una proyección del reflejo.
    Saludos:

    ResponderEliminar