BLOG DEDICADO A LAS MENTES MAS DESPIERTAS E INCONFORMISTAS Y QUE OS AYUDARA A DESPERTAR...

17 de abril de 2011

" LOS SAYONES "

¡Jesús tan aflijido! ¡Jesús atormentado! llorad pues ojos mios llorad  por vuestro amado.
Venid, venid, lamentos, cargad mi corazón, pues canto tu pasión Jesús y tus tormentos enciendan mis acentos al pecho más helado.
¡Oh Rey esclarecido! Por qué, Señor te humillas y doblas las rodillas a Judas fementido sabed que os ha vendido y a muerte sentenciado.
Salid, pues, a cumplir la orden de tu Padre; decidla  a vuestra Madre que vais a morir; ¡Oh, cómo habéis de herir su corazón sagrado!
¡Oh, dulce Madre mía! tu bendición espero, yo por los hombres quiero dejar tu compañía, la voz suspendería en lágrimas bañado.
Sigue, alma, a tu Dios al huerto, allá camina, allí su faz inclina tu dulce Redentor; la  sangre y el sudor le tiene acongojado.
Ya llegan los sayones y a Judas a prenderle, ya llegan a ofenderle con golpes y baldones,con rígidas prisiones lo llevan maniatado.
Jesús, a dónde vas atormentado y preso de un amoroso exceso aprisionado estás; pues del injusto Anás permites ser juzgado.
¡Oh, como te responde el juez airado y fiero! y a ti manso Cordero,ninguno te defiende; más ¡Ay! que ya pretende herirte un hombre airado.
Allí un hombre alevoso con ira arrebatada le dio un bofetada a mi querido esposo; quedó su rostro hermoso herido y maltratado.
Llorad amargamente¡ Oh, ángeles de Paz! al ver herir la faz de un Dios Omnipotente;¡ Oh, que dolor que siente su rostro delicado!
Ya os llevan con prisiones, Jesús, ante Pilatos y los hombres ingratos infaman tus acciones; braman como leones que seas ya condenado..
Pilatos fementido manda sin causa alguna, atar a una columna a mi Dios afligido; allí de sus vestidos fue luego desnudado.
Ya con fuerza y saña.  Le azotan cruelmenteY el Cordero inocente está con faz extraña;¡Oh cuanta sangre baña su cuerpo delicado!
Ya, mi Jesús, os veo de espinas coronado, y el rostro abofeteado, y con salivas feo, atado como un reo y todo ensangrentado.
Lloremos, alma mía por sus grandes dolores lloremos los rigores de nuestra tiranía; lloremos a porfía de verle así ultrajado.
Mostró el juez al Señor al pueblo y sacerdotes; con cinco mil azotes, ha negado el dolor, llamaron con furor seáis crucificado.
Pilatos temeroso, contra vuestra inocencia publica la sentencia severo y riguroso que por facineroso seáis ajusticiado.
Ya toma el grave leño de aquella Cruz Sagrada, ya empieza la jornada, Jesús, mi dulce dueño; con qué terrible ceño le mofa el pueblo airado.
Ya, de los dos ladrones, camina acompañado, por uno y otro lado le cercan los sayones;  ya claman los pregones que va a ser castigado.
Venid, ¡Oh, Virgen Santa! venid porque ha caído ya mi Jesús rendido, con peso y carga tanta, y el leño le quebranta su cuerpo delicado.
¡ Oh, Virgen afligida ! venid a socorrerle, venid a prisa a verle, pues va  a perder la vida, ¡ Oh, que enternecida la veis en tal estado !
¡ Con furia los sayones le mandan se levante con su fiero semblante le dicen mil baldones, a prisa y a empellones camina atropellado.
Ya al Calvario llega. Jesús en sus alturas, y de sus vestiduras fue luego desnudado que ni un punto sosiegan por verle alli clavado.
A Cristo en un madero le clavan inhumanos rompiendo pies y manos con tres clavos de acero, de pena y dolor muero pues yo asi, lo he tratado.
Jesús aunque ofendido por sus verdugos ruega y el Alma al Padre entrega con el postrer gemido murió
Jesús herido del golpe del pecado.

Jesús Miravalles Gil
                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario