BLOG DEDICADO A LAS MENTES MAS DESPIERTAS E INCONFORMISTAS Y QUE OS AYUDARA A DESPERTAR...

3 de noviembre de 2016

MANOS

Un hombre hablaba consigo mismo, al tiempo que iba caminando, como tienen costumbre de hacer aquellos que en la vida no tienen amigos con quienes confiarse. El diálogo que mantenía consigo mismo decía:
-Nadie es más pobre que yo; tenía un sombrero y me lo llevó el viento; tenía un manto y me lo han robado; tenía un bastón y he tenido que quemarlo para hacer fuego; tenía un tazón para el alimento y la bebida, y el río se lo ha llevado; no tengo más que las manos para recoger agua y poder beber. ¿Hay en el mundo alguien más pobre que yo?
–Yo, hermano.
El hombre se gira y ve delante de sí al Señor, vestido de peregrino.
–Yo soy más pobre que tú. Tú, si tienes sed, puedes recoger agua con las manos: yo no, porque me las han agujereado con clavos.
                                                       cuentos fábulas y leyendas
Jesús Miravalles Gil
                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario