BLOG DEDICADO A LAS MENTES MAS DESPIERTAS E INCONFORMISTAS Y QUE OS AYUDARA A DESPERTAR...

17 de mayo de 2011

TÚ VALES POR LO QUE ERES, NO POR LO QUE TIENES

Hay personas que necesitan ser valoradas por lo que tienen porque por dentro están vacías, por eso compran toda clase de objetos para sentirse valiosos, necesitan sentir que valen y ese sentimiento solo lo obtienen de acuerdo a lo que poseen.
No es malo tener lo mejor, no es mala la abundancia, el error esta en pretender que son nuestras posesiones las que nos hacen valiosos ante los demás.
Puedes tener la mejor casa, el mejor coche, lo mejor de lo mejor y ser valioso como ser humano.
Las personas que necesitan ostentar lo que tienen es porque no se sienten valiosas y sienten que valen de acuerdo a lo que poseen, no de acuerdo a lo que son, por lo general son personas huecas, que saben que no tienen nada que dar de si mismos, y por eso buscan tener todo aquello que les otorgue un valor.
Pero no es tu riqueza material la que te hace valioso como persona, son tus principios, tu actitud, tu entereza, lo que hace que las personas te valoren, y te respeten.
No pretendas impresionar a los demás con tus posesiones, tus posesiones son para que las disfrutes, impresionalos con tus talentos, con tu brillo, impresionalos con la luz que irradias, con tu alegría y buen humor, con tu capacidad de sobrellevar cualquier situación que se te presente… porque eso si te hace valioso como ser humano.
Un reconocido conferenciante dio inicio a su seminario sosteniendo un billete de 100 euros Entonces preguntó a las 200 personas que lo escuchaban: “¿A quién le gustaría este billete de 100 euros?”
Las manos comenzaron a levantarse. Él dijo: Voy a dar este billete a uno de ustedes, pero primero, déjenme hacer esto… y arrugó el billete. Entonces preguntó: “¿Quién aún lo quiere?”
Todavía las manos estaban en el aire. Bien, replicó, “¿qué tal si hago esto?” Y lo arrojó al suelo y comenzó a restregarlo contra el suelo con su zapato. Después lo levantó, ya arrugado y sucio. Ahora, ¿quién todavía lo quiere?” Las manos permanecían levantadas.
Les dijo: “todos ustedes han aprendido una lección muy valiosa”. No importa lo que hice con el billete, ustedes todavía lo querían porque su valor no disminuyó, todavía vale 100 euros.
Piense cuántas veces a lo largo de la vida somos tirados por los problemas, arrugados por los insultos, pisoteados por otros; en esos momentos sentimos que hemos perdido el valor, sin embargo, valemos exactamente lo mismo pues Dios mira nuestro verdadero valor, no por las cosas que hayamos pasado a lo largo de nuestras vidas.
Moraleja: Tú vales por lo que eres, no por las cosas que tienes o hayas pasado. ¡Recuérdalo! Siempre vales lo mismo para Dios.

Que paséis un feliz día y muchas gracias por vuestro tiempo.

Jesús Miravalles Gil  
                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario