BLOG DEDICADO A LAS MENTES MAS DESPIERTAS E INCONFORMISTAS Y QUE OS AYUDARA A DESPERTAR...

10 de noviembre de 2011

EL CAMBIO INTERIOR


Nuestra vida la componen las relaciones que tenemos con nosotros y con los demás. Nuestra felicidad está determinada por como llevamos esas relaciones. Si queremos cambios de actitudes frente diferentes cuestiones, o situaciones, el primer cambio tiene que venir de nosotros mismos. El cambio se produce de dentro hacia fuera, no podemos pretender que cambien los demás para que todo cambie.
Si en el trabajo nos encontramos incómodos por un ambiente enrarecido, lo primero que deberíamos hacer es, posibilitar situaciones que sean agradables para la mayoría y poco a poco se irán uniendo compañeros al cambio. Somos seres influenciables por nuestro entorno y lo que pasa alrededor nos influye de manera muy pronunciada. Si empezamos nosotros a ver la situación como una oportunidad, empezaremos a darnos cuenta de las posibilidades que tenemos para mejorar nuestro entorno.
Esta misma receta nos sirve en nuestra familia o relación de pareja, la mayoría de las veces uno quiere cambiar al otro, la mayoría de los casos fracasan, porque los humanos somos individuos que reaccionamos en contra de lo que se nos quiere imponer, aunque sea bueno para nosotros. Aquí la estrategia es la misma, debemos mejorar nosotros primero para que nuestra situación de pareja o familia mejore. Si queremos que nuestro hijo mejore sus notas y se implique en sus estudios, lo que peor podemos hacer es compararlo con el hermano o el vecino, eso hará que refuerce su postura de no mejorar. Si por el contrario reforzamos los pequeños logros, premiando el esfuerzo más que el resultado poco a poco notaremos los cambios.
Es así de simple, y a la vez de complicado, nos dejamos influir por nuestros sentimientos y tomamos decisiones erróneas, que solamente una mente abierta puede reflexionar y darse cuenta de la situación para poner medios y cambiar el resultado.
El secreto está en tratar al otro como te gustaría que te tratasen a ti, como un ser especial, único, y que no hay otro igual ni lo habrá nunca más.

Saludos cordiales y muchas gracias por invertir vuestro tiempo en leer este blog

HORUS

No hay comentarios:

Publicar un comentario