BLOG DEDICADO A LAS MENTES MAS DESPIERTAS E INCONFORMISTAS Y QUE OS AYUDARA A DESPERTAR...

28 de septiembre de 2012

KOAN: EL SONIDO DE UNA SOLA MANO

El maestro del templo de Kennín era Mokuraí, "Trueno Silencioso". Tenía un pequeño protegido, llamado Toyó, de sólo doce años. Toyó veía a los discípulos mayores visitar al maestro en su aposento a la mañana y a la tarde para recibir el sazén, o instrucción de guía personal, en que se les daba un koan para detener el vagabundeo de la mente.
Toyó quiso también hacer sazén.
-Espera un poco -le dijo Mokuraí- ; eres demasiado joven.
Pero el muchacho insistía, de modo que el maestro finalmente consintió.
Al atardecer, el pequeño Toyó acudió, en el momento debido, al umbral del recinto donde Mokuraí impartía el sazén. Batió el gong para anunciar su presencia, hizo tres reverencias respetuosas antes de entrar, y fue a sentarse ante el maestro en respetuoso silencio.
-Cuando bates palmas -dijo Mokuraí- oyes el sonido de ambas manos. Ahora enséñame el sonido de una mano.
Toyó se inclinó y fue a su habitación para considerar el problema. Desde su ventana oía música de geishas. -¡Ah, ya lo tengo! -exclamó.
Al atardecer siguiente, cuando el maestro le pidió que le enseñara el sonido de una mano, Toyó empezó a ejecutar esa música.
-No, no -dijo Mokuraí-. Así no va. Ese no es el sonido de una mano. No lo has entendido para nada.
Estimando que la música podía interrumpir sus meditaciones, Toyó se trasladó a una habitación más tranquila. Se puso de nuevo a meditar: -¿Cuál puede ser el sonido de una mano?
De pronto oyó agua que goteaba. -Ya lo tengo- se imaginó. La próxima vez que compareció ante el maestro, Toyó imitó el sonido de agua que gotea.
-¿Eso qué es? -preguntó Mokuraí- Es el sonido de una gota de agua, pero no el de una mano. Intenta otra vez.
En vano Toyó persistió en meditar para oír el sonido de una mano. Oyó el suspiro del viento. Pero también este sonido le fue rechazado.
Oyó el chillido de un búho. Mismo rechazo.
El sonido de una mano tampoco era el de las langostas.
Más de diez veces Toyó visitó a Mokuraí con diferentes sonidos. Ninguno era el acertado. Durante casi un año caviló sobre cuál podía ser el sonido de una mano sola.
Por último, el pequeño Toyó entró en la verdadera meditación y trascendió todo sonido.
-Ya no podía encontrar más qué juntar - explicó más tarde-, de modo que alcancé el sonido insonoro.
Así había realizado Toyó el sonido de una mano.
                            Sabiduria zen
Jesús Miravalles Gil
                                  

11 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho y antes de llegar al final pense en el sonido de la brisa, luego me dije que debia ser el silencio y creo que acerte un poco. Confieso que movi mi mano para escuchar... no se si hice trampa con esto, pero descubrir mi acierto
    me hizo sentir bien y me ha motivado a buscar otros kohanes, si asi se puede decir en plural, para meditar cuando tenga tiempos libres. Muchas gracias. Caty.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra Caty que hayas encontrado en los Koans un modo de meditar y motivación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La respuesta correcta de este Koan...es ¡Nada! porque en la no dualidad no hay sonido alguno.
    Corregirme si me equivoco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. La respuesta correcta de este Koan...es ¡Nada! porque en la no dualidad no hay sonido alguno.
    Corregirme si me equivoco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. meditar con el sonido del aplauso de una sola mano es entrar en nuestro interior en nuestra mente donde todo es posible, si este acertijo no esta condicionado y es en el exterior tiene solución, entonces meditar con el sonido del aplauso de una sola mano es invitar también a meditar acompañado de otra persona así si el acertijo abarcaría a las dos personas que juntaran una mano respectivamente para formar el sonido del aplauso y meditar ambos con el sonido del aplauso de una mano producido por dos personas. En conclusión el sonido del aplauso de una mano por una persona se escucha solo en su interior, pero de dos personas se escuchan en el exterior.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Fernando por tu aportación y tu presencia.
    Saludos:

    ResponderEliminar
  7. Gracias Fernando por tu aportación y tu presencia.
    Saludos:

    ResponderEliminar
  8. el sonido de una mano al aplaudir ... es el sonido de una mano al aplaudir

    ResponderEliminar
  9. El zen se hace con una sola mano: El sonido de una mano aplaudiendo,y ella lo hizo bien la energía es una.
    Saludos Oscar.

    ResponderEliminar
  10. Es difícil de explicar y entender el Koan, pero creo que que el sonido que buscaba Toyó era el silencio y lo encontró. Saludos:

    ResponderEliminar