BLOG DEDICADO A LAS MENTES MAS DESPIERTAS E INCONFORMISTAS Y QUE OS AYUDARA A DESPERTAR...

30 de enero de 2011

HIGIENE SIN HUMOS

Con cinco años de retraso, por fin vamos a poder tomar un café, una caña o una copa sin que sufran nuestras vías respiratorias y sin que nuestra ropa huela a humo durante días, lo de la peste a torrezno y fritanga es otra cosa, aunque siempre cabe escoger otro bar sin " aromatizar ".
La entrada en vigor de una nueva normativa acerca del consumo de tabaco en espacios públicos no solo ha generado una polémica que se suponía inevitable, sino que también ha dado lugar a pronunciamientos que resultan excesivos, a salidas de tono sin ningún sentido a excesos en cuanto al juicio que a un sector de los consumidores de tabaco les merece dicha norma Cuando en una ciudad se suprime el tráfico por una determinada zona y se convierte en espacio público sin coches, sin ruido y sin contaminación, todos se muestran de acuerdo con la medida, aunque a veces los residentes en esas calles no estén tan satisfechos. Ahora también podríamos plantearlo del mismo modo, pues todos nos beneficiamos de espacios más higiénicos donde poder hablar, tomar una copa o divertirnos. Será mucho mejor para los fumadores y también para los que no lo hemos sido nunca, porque nunca he sido un intransigente, pero sí partidario de convivir en espacios higiénicos.
Los hosteleros, que predicen hecatombes y se declaran insumisos porque sufren de la misma ansiedad ante la ausencia de humo en su local que sus clientes fumadores ante la ausencia de uno o, dos cigarrillos al día se aplican el abracadabra y se declaran ahora insumisos, olvidando que su establecimiento está abierto al publico y sometido a unas normas generales.
¿ Os imaginais que se declarasen insumisos respecto a las normas que les obligan a lavar la vajilla, limpiar los servicios o, incluso, ponerlos a disposición de sus clientes ?
Al fin y al cabo, también son normas.
Y estas leyes que protegen los pulmones de quienes no quieren tragar humos ajenos también les protegen de la competencia desleal.

Jesús Miravalles Gil

No hay comentarios:

Publicar un comentario